Ayer trasladé el taller de Eutokia al Auzo Factory para continuar con la actividad del año pasado. Nos reunimos diez personas y seguimos jugando en serio.

Lo que más me sorprende de la experiencia es que cada día veo a la mayoría un poco mejor. Ellos mismos lo comentan y suele llegar el momento en el que dejan de venir. Hace poco, un buen amigo me dijo que no iba a volver porque no tenía tiempo. Estudia y trabaja. Cuando le conocí había sufrido un brote psicótico de primera división. En dos años se ha recuperado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Relacionado
Leer mas ..

Ester

La asociación Esperanza Bipolar ya tiene madre. Ester, una mujer que además de acompañarnos en las reuniones, tiene…